domingo, 1 de marzo de 2015

mi nuevo tatuaje..


Hace años que lo pienso, hace años que hago de esto un proyecto de vida.
Será el, no será el.. y la pregunta, donde me lo hago?
Apareció en mi vida con esa juventud, ese carisma propio de los chicos de su edad, esas pocas ganas de comerse el mundo, y a la vez esas ganas locas de dejar de ser quien era.
tenia la sencilla manía de mirarme mientras yo no le miraba, y de no mirarme mientras yo me deshacía por dentro, porque lo deseaba, todo de el, el era donde yo quería estar.
Y entonces decidí que el seria mi casa.
porque queda demostrado que sus abrazos son mi mejor pared y que me aguanta y me atrae a su pecho como si de mi cama se tratará y me sujeta como si fuera mi suelo, y nunca me deja salir de el, si no estoy abrigada, si no estoy preparada..
También decidí que seria mi mundo.
Porque me hace girar 360 grados en 60 segundos, y aunque me estalle la cabeza sigo teniendo ganas de girar, porque cuando paro, si algún día lo hago, sé que estará para prestarme su regazo como una silla más de mi casa.
Y decidí que sería mi futuro el mismo día que decidí que mi futuro debía de empezar ahora.
Llevo dos tatuajes, que me hice en dos veranos diferentes. Uno marcado por la rabia, el dolor y la agonía de verme perdida. Otro por el valor que le tengo a la vida, y el amor y el renacer de mi yo interior, y esa fuerza propia de las chicas gómez, y esa belleza al caer y esa madurez al levantar.
Pero sabéis que? hay tatuajes que no necesitan tinta, y nunca se borran...

Te quiero.

martes, 24 de febrero de 2015

Empezando de cero.

Como podéis ver he echo borrón y cuenta nueva, he querido darle un nuevo enfoque a todo esto. Ya esta bien de textos tristes, y de palabras ancladas. Ahora me toca aspirar a algo, coger mis fuerzas y hacer aquello con lo que me sienta de verdad realizada.
Te apuntas a este cambio?




Cecilia.